A punto de empezar con la temporada de bodas y looks de invitada, he decidido hacer un alto en el camino y dedicar un post al centro de todas las ceremonias: la novia. Poco a poco el encorsetado mundo del estilismo nupcial va abriéndose a nuevas tendencias en las que la naturalidad es la protagonista y en la que cada novia sigue fiel a su personal estilo en ese día tan especial. A continuación cuatro ejemplos de novias que no renunciaron a su estilo e hicieron del día de su boda pura inspiración.

Lolita Jacobs
La directora artística se casaba en 2018 en Saint-Tropez con Jean-Baptiste Talbourdet. Su mini vestido camisero blanco de Alaïa, zapatos planos de color de Manolo Blahnik y un sencillo velo le bastaron para ser una de las novias más originales del año. Un estilo dulce y naïve que encaja a la perfección con su personalidad.

Caroline Brille Brahe
El de Caroline Brasch ha sido uno de los vestidos virales del verano 2018, un bello vestido romántico, con flores bordadas, mangas abullonadas y la espalda abierta firmado por la diseñadora danesa Cecilie Bahnsen quien también firmó los vestidos de las damas de honor. Una boda especial y desenfadada en la que la novia llegó en barca por los canales de la ciudad de Copenhague junto a sus diez damas de honor. Caroline (ahora Bille Brahe, antes Brasch) completó su estilismo con una chaqueta de estampado felino. Un estilismo y una ceremonia de los que es imposible no enamorarse.

Emma Leth
Casarse con un vestido de encaje semitransparente y una pamela XXL de Jacquemus, es arriesgado y divertido desafiando todos los protocolos nupciales. A los pies zapatos de lunares de Balenciaga. Un look extremo en el que queda reflejada la personalidad y estilo de la novia.


Anna Mouglalis

La actriz francesa Anna Mouglalis se casó en 2013 en una boda íntima en Saint-Paul de Vence, en el sur de Francia con un look mezcla de elegancia y rock ‘n’ roll. La musa de Karl Lagerfeld se decantó por combinar un espectacular vestido con plumas de la colección de primavera-verano 2013 de Alta Costura de Chanel con unos pantalones ajustados de cuero blanco. El resultado no pudo ser más espectacular.