A pocas horas del comienzo del verano nos trasladamos a la costa de California a mediados de los años 70, donde un ambiente caracterizado por el espíritu skater, Venice beach, las camisetas y shorts, los calcetines por la rodilla… ha quedado reflejado gracias al fotógrafo Hugh Holland. Fue él quien mejor que nadie retrató a los grupos de skaters de la época, con su personal estética y su aire despreocupado sobre sus tablas de skate deslizándose por el paseo y área de estacionamiento de Venice beachEn sus fotografías, bajo el título de “Locals Only” Holland abandona el blanco y negro típico de la época para dar paso a tonos cálidos con luces doradas de los instantes previos a la puesta de sol, momento en el que él sacaba su cámara para fotografiar a los chicos sobre sus tablas. Decía que Los Ángeles era excelente para la fotografía en color debido a ese cierto brillo dorado que se obtiene de la bruma y la neblina a la luz de la tarde. Gracias a él podemos disfrutar de las estimulantes imágenes de la era dorada del skateboard en la década de los 70 en California, los Z-Boys y los orígenes del skate, antes de que la fama y los patrocinadores rompiesen la autenticidad de esos primeros años llenos de magia. Pieles bronceadas, melenas rubias que cambiaban las olas de la costa de California por el asfalto y piscinas vacías donde rodar con sus tablas en unos veranos marcados por olas de calor que provocaron grandes sequías en la zona. Inspiradoras imágenes en las que el espíritu libre del skate nos ofrece el sueño de un interminable verano con una luz que nos atrapa y nos fascina.