A pesar de que sus estilos tienen pinceladas que los diferencian las hermanas Mary-Kate y Ashley Olsen comparten una serie de claves que las hace únicas. Las hermanas son todo un referente estilístico que huye de tendencias o modas.

El halo de misterio y hermetismo que las rodea (no tienen redes sociales, no acuden a fiestas, no se rodean de influencers y celebrities para publicitar sus marcas) las hace todavía más atrayentes.

No solo son referentes de estilo, sino que son todo un fenómeno por su admirable visión y gestión empresarial. Su éxito no es gratuito, están presentes en sus colecciones desde el primer momento, involucrándose en en el proceso y cuidando hasta el más mínimo detalle. Sus firmas The Row y Elizabeth & James son el resultado del espíritu creativo de Mary-Kate y la mente empresarial emprendedora de Ashley. Un combo perfecto.

Sus máximas son prendas atemporales con un cuidado extremo por los tejidos y el patronaje, huyendo de modas y tendencias.

Las claves de su estilo las podemos dividir en diez puntos que constituyen el decálogo de estilo Olsen:

  • Estética minimalista. Menos es más, siempre!
  • Prendas masculinas. Abrigos, jerséis, pantalones, sudaderas, camisas… con un marcado aire masculino.
  • La talla no importa. Les gusta llevar prendas oversize que permitan jugar con las proporciones. Huyen de prendas entalladas o ceñidas. En su lugar prendas XXL, camisas extralargas, pantalones infinitos…
  • Superposición. En ella radica el éxito, en el arte de superponer prendas sobre prendas de manera exitosa.
  • El color por excelencia es el negro sobre negro. Para cualquier época o temporada. Y en su defecto, algún color neutro.
  • El abrigo como pieza clave en cualquier look de otoño invierno.
  • Zapato plano para cualquier ocasión. No importa de día o de noche, la comodidad es cool.
  • Los accesorios son importantes, pero sin olvidar la máxima de “menos es más”. Poseen un gusto exquisito para elegir siempre los accesorios perfectos. Las piezas vintage son sus favoritas.
  • Bolsos XL. O dos bolsos, lo importante es que podamos llevar todo lo que necesitamos dentro.
  • Melena grunge. El pelo natural, efecto “adiós al peine” Sus características melenas onduladas con raya al medio son una de sus señas de identidad. Efecto natural, como recién levantada.

Para ellas hay dos piezas clave en las que invertir: una camiseta blanca básica y un jersey gris (de lujo) De hecho su firma The Row nació por el ansia de crear la camiseta blanca perfecta y ha conseguido convertirse en la firma del lujo silencioso por excelencia. Sus prendas se caracterizan sobre todo por un patronaje impecable y la calidad de sus tejidos. Colores neutros para prendas atemporales perfectas para cualquier ocasión, pero no para cualquier bolsillo. The Row es lujo silencioso, discreto. Como sus creadoras.