Cuando ya llevamos un mes de confinamiento empezamos a preguntarnos qué es lo primero que haremos cuando podamos salir a la calle?

Pensando en que las cosas volverán a la normalidad lo que quiero hacer es pasar un fin de semana en París. Clásica, bohemia y chic, es la ciudad perfecta que conjuga los elementos que la hacen tan irresistible. 

Pero en esta ocasión me dedicaré a pasear relajada por sus calles como una parisina más. Disfrutaré de sus pequeñas tiendas y callejuelas. Compraré pan en “Du pain et des Idées”, delicioso y crujiente y fromage para disfrutarlo con una copa de vino en el balcón de un acogedor apartamento.

Libro À Paris Jeanne Damas, chaqueta Maje, camiseta Zadig&Voltaire, zapatos Carel, camiseta rayas y pañuelo Comptoir des Cotonniers , jeans, bolso, mono, mocasines Maje

Empezaré con un paseo por el bohemio barrio de Montmartre, bajo la sombra de la Basílica del Sacre Coeur con sus callejuelas repletas de interesantes pequeñas tiendas y pintores que venden sus obras al público.

Shopping, pero en plan relajado, imprescindibles dos direcciones: la visita al número 24 de la Rue de la Lappe donde Amélie Pichard tiene su boutique Chez Pichard. Un universo plagado de hiperfeminidad con un toque poético-erótico hará que la visita merezca la pena. Difícil decidirme por alguna de sus piezas pero creo que su “Rocking abag” de ratán natural será el bolso perfecto para mis vestidos de verano y otoño.

La segunda visita obligada es Astier de Villatte (16 Rue de Tournon) con sus piezas con aire vintage, preciosas cerámicas y deliciosas velas perfumadas entre otras cosas. Su ambiente romántico te atrapa desde el momento en el que cruzas la puerta. Pura inspiración y gusto exquisito.

Vestido Maison Cleo, vestido tweed Sandro Paris, vestido lencero Zadig&Voltaire, mono Sandro Paris, sandalias y zapatos charol Carel, mules y bolsos Amélie Pichard

Nos vestimos de noche para una cena en “Frenchie Bar à Vins” (6 rue du Nil) Puedes decantarte por la barra o una de sus mesas altas en un ambiente relajado hecho para poder disfrutar y compartir. Recetas que son a la vez simples y sorprendentes con una amplia selección de vinos para disfrutar de la noche parisina de una manera relajada y con un ambiente perfecto.

Imposible viajar a París y no darte un capricho en una de sus boulangeries. Mi favorita “Bo&Mie” (18 Rue de Turbigo) perfecta para disfrutar de un delicioso desayuno con productos caseros hechos con las mejores materias primas. 

No puede faltar un break a media tarde en el jardín privado del Novotel Paris Les Halles (8, Place Marguerite de Navarre) Un descanso gourmet con el pastelero Quentin Lechat, toda una delicia para tus sentidos.

Las firmas parisinas de precio medio como Rouje, Maje, Sando… crearán los looks perfectos para mi fin de semana. Prendas cómodas pero con ese carácter chic que las hace tan favorecedoras.

Ahora solo queda que acabe el confinamiento… Mientras tanto seguiré soñando con mi fin de semana como una parisina más.