Una de las personas que aciertan siempre con todos sus looks, ya sean de streetstyle o de alfombra roja es Diane Kruger. A pesar de su origen alemán residió muchos años en la capital francesa lo que impregnó su estilo de un marcado aire parisino que tanto le favorece y caracteriza. En la alfombra roja destaca su elegancia y porte heredado de su época como modelo, carrera que le abrió las puertas del mundo del cine donde ha interpretado, entre otros papeles, a Helena de Troya en la película del 2004 de Wolfgang Petersen. Pero para mí su papel más característico es el de la agente encubierta Bridget von Hammersmark en la película de Quentin Tarantino Malditos Bastardos.

A Diane le gustan las prendas femeninas a las que otorga un aire especial gracias a su estilo personal, una especie de «lady chic rock». Arriesgada, camaleónica y siempre perfecta. Le gusta combinar vestidos románticos con accesorios más cañeros como vemos en uno de mis looks favoritos en la Gala de otoño 2016 del ballet de Nueva York con un delicioso vestido de Gianvattista Valli con sandalias metalizadas de Brian Atwood que mezcla con un clutch negro de tachuelas que rompe la dulzura del vestido y le da un toque simplemente genial.

Su personalidad se ve reflejada en su forma de vestir, algo de agradecer en un mundo (en el que ella se mueve) en el que las estilistas y personal shopper son las responsables de la mayoría de looks que vemos, creando a veces outfits impersonales que no dicen nada. Pero en Diane es todo lo contrario, se nota que le gusta la moda y le gusta arriesgar. Su elección de prendas es siempre perfecta, sus looks de streetstyle son de lo más inspiradores y sus apariciones en cada presentación, gala o alfombra roja son una clase de elegancia y estilo donde queda perfectamente demostrado que esta chica lleva la elegancia en la sangre.

Uno de los puntos fuertes del estilo ecléctico de Diane Kruger es la mezcla de piezas modernas con otras más clásicas. Ella sabe perfectamente como hacerlo consiguiendo looks sofisticados en los que no tiene miedo a arriesgar con texturas, colores o formas.

He de reconocer que echo de menos sus apariciones públicas junto a Joshua Jackson, sus looks conjuntos en Coachella eran de lo más inspirador, pero de eso hablaré en otra categoría. 

Os dejo unas cuantas fotos suyas en las que queda más que demostrado que Diane es un style icon en mayúsculas. Está perfecta con una simple camiseta blanca básica, con vaqueros y manoletinas. Pero si nos fijamos en el look ni el vaquero (setentero high waist) ni las bailarinas (de Charlotte Olympia) ni la bakerboy cap son piezas elegidas al azar. Son piezas perfectas que mezcladas entre sí dan como resultado un look tan inspirador como chic y favorecedor.