Kristen Stewart forma parte del selecto top ten de actrices que tienen al mundo de la moda rendido a sus pies. La actriz es siempre centro de atención de la red carpet luciendo modelos de alta costura de la tradicional casa francesa. No solo es embajadora e imagen de la Maison sinó que formó parte del grupo de musas del desaparecido Karl Lagerfeld, que en sus últimos años supo rodearse inteligentemente del universo millenial con representantes como Lilly-Rose Depp o la propia Kristen.
Su rostro aniñado con mirada triste y cuerpo desgarbado la hacen tan inquietante como bella. Todo ello mezclado con una personalidad rebelde y un estilo transgresor forma un cocktail que la hace tan enigmática y especial. Ella misma define su estilo como diferente. “Es divertido usar ropa que muestre mi personalidad, y me siento mucho más cómoda y segura cuando lo hago. Es aburrido si me parezco a todos los demás. Me gusta ser diferente, incluso si a otras personas no les gusta lo que llevo puesto

Ella sabe como hacerlo. El resultado es siempre brillante. Su estilista Tara Swennen planifica sus looks con el equilibrio perfecto entre prendas de alta costura y básicos como camisetas adaptadas a la  ocasión. Correr riesgos y utilizar opuestos sin olvidar un toque punk-grunge (en prendas o elementos beauty como pelo o maquillaje) da fuerza a sus looks y los convierte en potentes y acaparadores de todas las miradas.

Como el look elegido para el photocall de ‘Cafe Society‘ en 2016. Un look total white en el que una falda lápiz de tweed se combina con una camiseta “cut-out” blanca cortada a propósito minutos antes de salir para conseguir el efecto deseado. Estilettos estampados y joyería con toque punk. Un look sencillo pero tremendamente genial.

En ella Chanel adquiere ese toque millenial que lo acerca a las nuevas generaciones.

Sus outfits van siempre complementados con sus beauty looks en los que le gusta arriesgar y experimentar con cortes, colores y texturas.