Si hay un estilo que pueda hacer frente al eterno chic parisino, es el escandinavo, y más concretamente el danés ya que hay que reconocer que es en el país más pequeño de toda Escandinavia donde se esconde un estilo que está triunfando a lo largo del planeta. Voy a analizar las diferentes características y entorno de cada uno para hacernos una idea completa de dos estilos diferentes que en estos momentos acaparan muchas de las páginas de street style.

Allure francés vs effortless chic danés
Es indudable que las francesas poseen un aura especial, ese “je ne sais quoi” que las hace triunfar con todo lo que se pongan. Su estilo relajado nos hace pensar que se han puesto lo primero que han encontrado nada más levantarse y estar perfectas. Un café au lait, un croissant y voilá, listas para pasear por las calles de Paris. El estilo francés es relajado y sencillo, los pantalones vaqueros, blusas blancas y vestidos de flores son las piezas clave que no pueden faltar en el armario de ninguna parisina que se precie. A los pies botines o bailarinas y sandalias o esparteñas en verano. Cést tout! Adoran las prendas vintage que combinan a la perfección con accesorios sencillos y discretos, cestos de paja, pequeños bolsos, pelo natural… 

las chicas francesas © Instagram @jeannedamas @sabinasocol @adenorah @leiasfez @diane.kari @loljacobs

A pesar de que asociamos el minimalismo escandinavo con colores neutros y líneas puras el estilo de las danesas se caracteriza por mezclar estampados, líneas puras y cortes arriesgados. Con la comodidad como premisa les encantan las superposiciones y combinar las prendas de forma inesperada. Debemos tener en cuenta las bajas temperaturas que sufren en su largo invierno, lo que ha hecho que para no renunciar al estilo se han entrenado en superponer vestidos sobre jerséis, pantalones en lugar de medias, abrigos de pelo, monos de après sky. Combinaciones impensables a priori, ejecutadas por ellas adquieren sentido en outfits que tantas miradas acaparan en las redes. Todo ello junto con una mentalidad en la que el “hygge” rige una vida con mentalidad ecológica, con la bicicleta como medio de transporte y veladas informales en la ciudad de Copenhague, epicentro indiscutible de la moda escandinava actual. Como muestra las estilistas Thora Valdimars, Emili Sindlev, Jeanette Friis Madsen o Pernille Teisbæk. Sus cuentas de Instagram están llenas de vestidos de flores de Ganni, Lovechild1979 o Julie Fagerholt Heartmade sobre jerseys de lana de Ganni o Gestuz, y abrigos de pelo en colores vivos, preferiblemente de Saks Potts o joyas de Sophie Bille Brahe. Ellas lucen como nadie las prendas de los diseñadores de su país, con los que comparten el mismo espíritu moderno, cómodo, diferente y tremendamente cool. Mentalidad eco 100%

las chicas danesas © Instagram @pernilleteisbaek @thora_valdimars @_jeanettemadsen_ @prosenkilde @mie_juel

El ‘hygge’ es el nuevo “joie de vivre”
La “joie de vivre” es una expresión francesa que se utiliza para expresar la pasión de vivir, sentir y disfrutar que engloba toda una filosofía de vida según la cual venimos a este mundo para tratar de ser lo más felices posible. Se basa fundamentalmente en una aceptación incondicional de la vida con todo lo que ésta conlleva, lo bueno y lo malo.

Por su parte el hygge tan de moda últimamente consiste en encontrar la felicidad en las pequeñas cosas, una particular forma de entender y de disfrutar de la vida basada en los planes sencillos, confortables y relajados. En realidad no hay traducción literal al término, es una atmósfera, un estado de paz, calma, confort. Es disfrutar de lo sencillo y sentirte feliz.

Paris vs Copenhague
Las chicas parisinas se mueven a la perfección por las calles de Paris, adoran los puestos callejeros de antigüedades, las tiendas de flores y las pequeñas boulangeries donde compran las famosas baguettes. Les encanta sentarse en las terrazas de los cafés del barrio de Le Marais donde acompañan sus cafés con algún clásico de la literatura francesa. Sus apartamentos están llenos de antigüedades y flores, velas de la Diptique, y algún grabado especial.

Las danesas recorren las calles de la capital danesa en sus bicicletas. El clima y los cortos días de invierno hacen que las veladas en casa sean las más habituales. Madera de pino, colores neutros, velas.. crean el ambiente de esas veladas en las que reina el tan famoso hygge. Eso sí en verano toman las calles y disfrutan del sol al máximo. El invierno es muy largo…

Rouje vs Ganni
La firma Ganni, creada por Ditte y Nicolaj Reffstrup y con sede en la ciudad de Copenhague proporciona prendas fáciles de usar y combinables entre sí. Su concepto de la moda sin dogmas o reglas estrictas en las que cada una puede adaptar las prendas a su propio estilo y personalidad ha traspasado fronteras y colocado a la moda danesa en la primera fila de la moda a nivel mundial. Con un diseño de calidad alejándose de la herencia del diseño nórdico limitado por su expresión tradicional minimalista sus prendas marcadas por contrastes en las que se mezclan la feminidad deportiva, vestidos con volantes, blusas románticas, camisetas deportivas… son de las más deseadas.  

© ganni.com @ganni

Pero la lista es mucho más amplia,  House of Dagmar, Agger Flachs, Gestuz, Lovechild1979, Samsøe & Samsøe, By Malene Birger, o Rotate Birger Christensen nacida de la unión de las reinas del street style Jeanette Friis Madsen y Thora Valdimars, junto con la legendaria boutique de Copenhague Birger Christensen. Lo que se cuece en Dinamarca es especial

Si la danesa Ganni lleva varias temporadas copando los looks más admirados en las redes, su homóloga francesa Rouje poco a poco va acaparando todas las miradas. Mucho más modesta en cuanto a número de prendas, sus vestidos de flores son la estrella de sus colecciones lucidos a la perfección por Jeanne Damas, representante de la quintaesencia del estilo parisino actual, con looks relajados, sexis y tremendamente femeninos. Vestidos, jeans, bailarinas, cestos… que inevitablemente nos trasladan a una Jane Birkin en los años 70. Natural y femenina. Un look sin complicaciones.

© rouje.com @rouje

Pero hay más firmas interesantes que han surgido en los últimos años en la escena parisina como Amélie Pichard, Musier, las camisetas y sudaderas de Das MotMaison Cléo la firma de prendas hechas a mano por Cléo y Marie, una madre y una hija que desde Paris fabrican a pequeña escala y sus blusas de seda se han convertido en objeto de deseo a lo largo del planeta.

À Paris vs Dress Scandinavian
En colaboración con la periodista y activista feminista Lauren Bastide, en su libro Jeanne Damas reivindica la imperfección como ese ‘truc en plus’ que es como ella denomina al famoso ‘je ne sais quoi’ que convierte a las parisinas en iconos de estilo. En él se compara Paris con una mujer formada por todas las mujeres que la habitan. Son ellas las que la inspiran, mujeres reales con las que se cruza por la calle o a las que observa en un pequeño café. El libro, lejos de ser un listado de claves de estilo, rinde homenaje a esas mujeres que inspiran su vida.

El primer libro de Pernille Teisbæk, es una auténtica guía de estilo. la estilista nos da las claves de un armario 100% escandinavo y nos da consejos para mezclar prendas, volúmenes, estampados y tejidos con éxito.  Dress Scandinavian insiste en la importancia de los básicos y de utilizar los accesorios para transformar cualquier look. Además en sus páginas también habla de interiorismo con fotos realmente inspiradoras.