Être Cécile, Comme des Garçons, Pas de Calais, Les Copains, Filles à Papa, Nikolaj d’Étoiles, Pas de Calais, La Garçonne, Joie, Pour la Victoire, Les Copains, Atelier Delphine, Loup o incluso el gigante multimarca de venta online Net-a-Porter . Y en el mundo de la lencería Agent Provocateur o Journelle.

Son firmas italianas, británicas, americanas, japonesas… pero ninguna de ellas es francesa. Son muchas las firmas que sin ser galas utilizan nombres franceses. Puro marketing en la mayoría de los casos, para asociar su firma con el tan deseado chic parisino.

Voy a analizar tres casos diferentes. En el caso de Comme des Garçons la elección del nombre obedece a una actitud, Les coyotes de Paris a una asociación de estilos y en el caso de Être Cécile a la evocación de los nombres e iconos del país galo.

Être Cécile es una combinación perfecta de ingenio británico y encanto parisino. La firma londinense con sus prendas sencillas, estampados y mensajes rinde un delicioso tributo a París. Su nombre viene de Cécile, abuela de una de las diseñadoras de la firma, que vivió en la ciudad de la luz en los años 60. Son famosas sus camisetas con juegos de palabras, en las que también utilizan a los iconos culturales como Serge Gainsbourg y Jane Birkin, o los colores de la bandera francesa.

Les Coyotes de Paris. En el caso de la firma holandesa la elección del nombre va acorde con su línea estilística. Sus looks, para mujer y adolescente (para mí la mejor para adolescentes en la actualidad) son un auténtico ejercicio de chic parisino. Sus lookbooks combinan a la perfección vestidos románticos, vaqueros de corte setentero, blazers, trenchs… con ese aire chic de la capital francesa.

El caso de Comme des Garçons es diferente al resto, la vanguardista firma japonesa toma su nombre de la canción de Francoise Hardy Tous les garçons et le filles. Pero no lo han hecho con pretensiones de parecer una firma del país galo. Cualquiera que conozca el trabajo de Kawakubo sabrá que está totalmente arraigado en la originalidad y no tiene ningún interés en parecer algo que no es. La canción de Francoise Hardy incluye la frase “Comme les garçons et les filles de mon âge” de donde deriva el nombre. Desde sus comienzos la firma se ha centrado en la difuminación de las normas de género incluso mucho antes de que la moda andrógina fuera el centro de atención en el mundo sartorial. Y de ahí su nombre.