El apartado de Style Icons no podía empezar con otra persona. Para mí Jane Birkin es el estilo y la naturalidad en estado puro. Verla me devuelve esa frescura y naturalidad que tanto echo de menos hoy en día. El suyo es un estilo de contrastes, super femenino pero con muchas prendas masculinas, muy sexy pero al mismo tiempo con un marcado aire naïve. La «petite anglaise» se convirtió por méritos propios y sin pretenderlo en todo un icono del estilo francés, imitado hasta la saciedad hasta nuestros días.

Jane apareció por primera vez en el cine en 1966 en plena revolución cultural conocida como «Swinging London», de la mano de Antonioni en la película de culto Blowup por la que escandaliza a medio mundo al salir desnuda en una de sus escenas. 
Tras el divorcio de su primer marido Jane abandona Londres aterrizando en el convulso París de finales de los años sesenta dispuesta a triunfar. A pesar de  que Jane apenas sabia hablar una palabra de francés, su participación en la película de Antonioni y su delicada belleza le abrieron las puertas del cine galo donde co-protagonizó Slogan junto a Serge Gainsbourg y, aunque la primera impresión no fue nada buena (dicen que él la hizo llorar en la prueba de cámara durante el casting) el resto es historia.

Bien es cierto que ella ha vivido una época que me fascina como son los años 70. Pero a pesar de que es una época muy excesiva con pantalones de campana, vestidos largos de flores, pana, lazos al cuello, camisetas con mensaje, sombreros…ella supo llevarlo todo en su justa medida, algo que hizo a la perfección, defendiendo como nadie la importancia de la sencillez por encima de todo. La moda de los años 70 se caracterizó además por un marcado espíritu libre en parte heredado del estilo “hippie” de finales de los 60 y nadie representó ese espíritu mejor que ella. Libre, natural y con un estilo personal que muy pocas poseen, Jane Birkin es el style icon por excelencia.

Su huella está tan presente en el mundo de la moda que a día de hoy hay prendas que ella puso de moda y se siguen llevando o incluso, como es el caso del cesto de paja, son plena tendencia 40 años después de que ella lo convirtiese en un símbolo del estilo natural sin estridencias. Porque aunque ella haya sido la inspiración para el famoso bolso de Hermès, el cesto de mimbre ha sido el fiel compañero de todos sus looks, tanto de día como de noche a lo largo de toda su vida. Pero no solo ha convertido el cesto en tendencia, nadie como ella ha sabido llevar los vaqueros en todas sus versiones, especialmente los acampanados de cintura alta, las blusas blancas, las camisas masculinas, las camisetas con mensaje… Jane es estilo y estilo es Jane.