A pesar de que a mí me gustan más las bodas en otoño e invierno las bodas de verano son más coloridas y nos dan múltiples posibilidades. Lo que más me gusta es poder utilizar el mimbre y esparto para el calzado y accesorios, lo que da a nuestros looks de invitadas un toque bohemio que tanto me gusta.

Los vestidos largos vaporosos son sin duda la estrella de las ceremonias estivales, en colores llamativos súper favorecedores. En este caso he elegido el naranja y verde, en tres looks distintos, compuestos de vestidos o dos piezas falda+blusa o top.

© Cortesía de intropia.com, heartmade.dk, patricianicolas.com, zara.com

Look 1: vestido largo. Os propongo dos vestidos que aunque largos son completamente diferentes en cuanto a hechura, manga y escote. El primero de ellos es de Intropia en gasa de color naranja sin mangas con volante en el escote y largo maxi. Las sandalias multi-tiras de piel metalizada son de la misma firma. Otra opción, tanto con este look como con todos los de este post es llevar unas esparteñas de Castañer, dando al look un toque más desenfadado.  Los pendientes con detalles coral son de Zara y la cartera de yute bordado es de Intropia.

La segunda opción es un vestido largo de gasa de seda de Julie Fagerholt en color verde con manga larga y escote en pico. Los pendientes verdes fabricados en perspex con detalles bañados en oro son de Patricia Nicolás. Las sandalias con plataforma y detalle anudado en piel y el bolsito de mano de crochet son de Intropia. Esta firma española sigue siendo una de mis favoritas para elegir un look de invitada, pero cada vez me enamoran más sus prendas casual con cardigans bordados y blusas románticas muy a tener en cuenta para los looks del día a día. 

© Cortesía de ganni.com, ba-sh.com, ritavon.es, lapetitsardine.pt, zara.com

Look 2: La tercera opción es un conjunto de dos piezas. La falda wrap de foldo verde con lunares negros es de Ganni.  Os propongo dos diferentes opciones para combinarla, ambas de la firma francesa Ba&sh. La primera es una blusa blanca cruzada de manga larga abullonada en mezcla de algodón y seda. La segunda en un body de punto ajustado en color negro negro con detalle de escote en la espalda. Este look es apto para bodas de día por lo que propongo un pillbox rojo tomate de rafia natural de Rita Von, perfecto con un moño bajo efecto despeinado y pendientes dorados estilo «vintage» de Zara. Si no te apetece llevar tocado puedes optar por una diadema de rafia natural de Zara. El bolsito de mimbre es de La petite Sardine y las sandalias de tira en el tobillo son de Zara.

El verano nos permite múltiples posibilidades en nuestros looks de boda. Colores vivos y texturas vaporosas serán nuestros mejores aliados para ser la invitada perfecta. Solo es cuestión de elegir los cortes y colores que más nos favorezcan.